lunes, 10 de agosto de 2015

Aventura Rural











Lo que iba ser una escapada en mtb para pasar una noche de luna llena durmiendo en un tipi como los indios, se convirtió en una increíble excursión con mi sobrino. Era su primera noche de acampada, y entre la tormenta eléctrica, el agua y el viento que agitaban el tipi, fue más aventura si cabe. Y aunque yo me pase casi toda la noche en vilo asegurándome que todo estuviera en orden, mi sobrino ni se inmutó, lo llevó con toda la serenidad del mundo y durmió estupendamente. Al día siguiente la aventura continuó en Lomas, de la mano de mi buen amigo Esteban, que enseñó al peque a los animales,algunos trabajos del campo, y lo que más le gustó al enano, la acequia y la bici de paseo antigua. En definitiva, un par de días de lujo que dejaron huella en todos los aventureros.

No hay comentarios: